ansiedad

“Cuesta respirar, dolor en el pecho, hormigueos en las manos y pies, sofocos e incluso calambres musculares y mareos”

Todos estos síntomas “físicos” son los principales de una crisis de ansiedad, y se acompañan de una intensa angustia y de la sensación de que uno va a morir o volverse loco en breve.

Como estos síntomas se parecen mucho a los que se experimentan cuando se tiene un ataque al corazón, mucha gente que los padece acude primero a urgencias de un hospital o al cardiólogo, y suele ser un médico no psiquiatra el que les explica que han padecido una crisis de ansiedad (normalmente suelen indicar antes algunas exploraciones complementarias –electrocardiograma, análisis- que suelen resultar negativas).

El paciente puede preocuparse por si se esta “volviendo loco”, a lo cual contribuyen otros síntomas típicos de esta crisis como son la sensación de que uno no es uno mismo.

“existe un tratamiento psicológico Cognitivo Conductual muy efectivo que sin ningún tipo de medicación consigue en un 90% de los casos que la persona supere la crisis de ansiedad”

Un problema habitual de quien presenta crisis de ansiedad es que progresivamente va evitando las circunstancias que cree que las provocaron, con lo que acaba desarrollando una fobia a lugares o agorafobia ,que puede acabar por confinar completa o parcialmente al sujeto en su casa con un miedo irracional a salir de la protección que le brinda su hogar.

Sin embargo, existe un tratamiento psicológico muy efectivo contra las crisis de ansiedad, llamado Cognitivo Conductual, cuya duración aproximada es de 13 sesiones y sin ningún tipo de medicación consigue en un 90% de los casos que la persona supere la crisis de ansiedad.

El primer paso en este tipo de tratamientos, es explicar a la persona todo el funcionamiento de su cuerpo con respecto a la ansiedad, indicando algo muy importante: La ansiedad nunca es peligrosa, sólo son peligrosos nuestros pensamientos, que nos engañan y nos asustan sin motivo.

Las sensaciones corporales que se experimentan durante la Ansiedad también son inofensivas: Palpitaciones, sudoración, sensación de falta de aire, opresión en el pecho, temblores, mareo, irrealidad, inestabilidad…
Sin embargo, también puede traicionarnos y convertirse en un Ataque de Pánico: Cuando una persona experimenta algunas de estas sensaciones, puede que piense, que no solo son debidas a la Ansiedad, sino que pueden deberse a algo más.

Anahí Navarro – Psicóloga Psicoterapéuta

One thought on “CRISIS DE ANSIEDAD: PARTE 2

  1. Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in and view the post's comments. There you will have the option to edit or delete them.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit